martes, 9 de diciembre de 2014

Neonicotinoides: insecticidas de amplio espectro con un riesgo alto para los ecosistemas

Los neonicotinoides son un grupo de insecticidas de amplio espectro y sistémicos, esto último significa que son altamente solubles en agua y son absorbidos por las plantas. Por tanto el insecticida se encuentra en los tejidos de las plantas tratadas (polen, hojas, flores, etc.). Normalmente se aplican en la siembra y las plantas al crecer lo incorporan en sus tejidos, de tal manera que las especies de invertebrados que son plagas de esos cultivos se intoxican y mueren. El problema radica en que esos tejidos con insecticida llegan a otros grupos de invertebrados no diana (como las abejas), y aquí radica uno de sus principales problemas ambientales. El otro es que debido a su alta solubilidad en agua pueden alcanzar los ecosistemas acuáticos por escorrentía y afectar a los invertebrados acuáticos. Estos insecticidas presentan una baja toxicidad para vertebrados, pero no para los invertebrados. Respecto al primer problema, en los lugares donde los neonicotinoides son empleados (hasta en 120 países) del 11 al 24% del polen se encuentra contaminado y en el caso del néctar del 17 al 65%. De hecho una de las causas del declive de las poblaciones de abejas se debe al uso de estos insecticidas, que se han asociado a una mayor propensión de estos importantes
http://www.sertoxmur.com/?p=1631
invertebrados a algunas enfermedades virales transmitidas por parásitos (ácaros, conocidos como la varroa de las abejas). El otro problema es que al ser tan solubles alcanzan fácilmente los ecosistemas acuáticos, y allí puede causar efectos tóxicos sobre los invertebrados, especialmente sobre las larvas de los insectos. Se ha comprobado que en aproximadamente un 75% de estudios en los que se recogen datos de sus concentraciones en el agua se superan los umbrales aconsejados para evitar daño a los ecosistemas. Además, algunos de ellos al degradarse en el agua (principalmente por acción de la luz solar) produce metabolitos que también presentan toxicidad. Como siempre la solución radica en la disminución de su uso, en evitar los monocultivos intensivos y en mantener ecosistemas naturales cercanos a los campos de cultivo, donde los depredadores naturales de estas plagas (aves insectívoras) puedan ejercer su importante labor de control (por cierto sin coste alguno para el agricultor). Os dejo un par de enlaces hacía dos trabajos muy recientes sobre el tema.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Tolerancia de los peces exóticos y nativos a la contaminación: El ejemplo del delta del Rin

http://en.wikipedia.org/wiki/Common_bream
Ya en alguna ocasión he tratado el tema de la tolerancia de las especies exóticas a la contaminación y como esto las favorece a la hora de colonizar determinados ambientes degradados. El año pasado en la revista Aquatic Invasions apareció un artículo que se centraba en la comparación de la tolerancia de especies nativas frente a especies exóticas de peces para el río Rin. Los autores encontraron 24 especies exóticas y 36 nativas, lo que da una idea del grado de invasión de este ecosistema acuático. Comparando las sensibilidades de ambos grupos de peces para diferentes contaminantes (amonio, hidrocarburos aromáticos policíclicos, etc.), los autores no encontraron diferencias significativas, lo que en principio indicaría que la tolerancia a los contaminantes no explicaría el éxito de las especies exóticas en el Rin. No obstante, al comparar las concentraciones de contaminantes en el Rin a lo largo de las últimas décadas, los autores si que vieron que en los años 70 y 80 el porcentaje de especies que se podrían ver afectadas por los contaminantes era mayor en las especies nativas que en las exóticas. Esta diferencia se redujo en los últimos años, muy probablemente debido a la desaparición de las especies nativas más sensibles.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Comercio de cangrejos para acuariofília: un riesgo para los ecosistemas acuáticos

http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10530-014-0682-5
Es indudable que el comercio de animales es un negocio a escala global que mueve millones de euros al año. El problema de este tipo de comercio se origina cuando se producen escapes o sueltas deliberadas de estos animales en ecosistemas naturales. Aquí es cuando existe un riesgo de que alguna de estas especies pueda llegar a ser una Especie Exótica Invasora (EEI) en los ecosistemas naturales. En el caso de la acuariofília el problema se incrementa debido al gran número de especies comerciales, desde peces de todo tipo y ambientes hasta pequeño invertebrados. Entre estos últimos los cangrejos han aumentado su popularidad, debido a que hay muchas especies de pequeño tamaño (permite tener acuarios de pequeños volúmenes) y en ocasiones a su facilidad para mantenerlos en cautividad. Un ejemplo claro del auge de la acuariofília de decápodos es Alemania con 120 especies comerciales de cangrejos, o la República Checa que es uno de los principales países en la producción, importación y exportación de estos animales. Es precisamente en este país donde un grupo de investigadores de la Czech University of Life Science Prague ha realizado un análisis de riesgo sobre las especies comerciales de cangrejos y su probabilidad de ser EEI. El resultado ha mostrado como de un total de 27 especies 4 presentan un riesgo alto de transformarse en EEI, y el resto un riesgo medio. Entre las especies con más riesgo de transformarse en EEI destaca Procambarus fallax f. virginalis, que es una especie que se puede reproducir por partenogénesis lo que la convierte en potencialmente peligrosa para los ecosistemas naturales, ya que en teoría con la suelta de un único individuo se podría producir una población. Un aspecto fundamental para los aficionados a la acuariofília es que bajo ninguna circunstancia liberen estos animales al medio natural.

jueves, 17 de julio de 2014

El viaje de los edulcorantes desde la taza de café al ecosistema acuático: nuevos contaminantes emergentes

Los contaminantes emergentes son aquellos que están apareciendo en las últimas décadas en los ecosistemas como consecuencia del uso de nuevas sustancia químicas en nuestra vida diaria. Un ejemplo muy conocido es el de los compuestos farmacéuticos o los cosméticos. Otro caso recientemente estudiado es el de los edulcorantes o endulzantes artificiales. Estos compuestos (como la sucralosa o la sacarina) se utilizan como sustitutos artificiales del azúcar de origen vegetal (remolacha azucarera, caña de azúcar, etc.) con el fin de reducir las calorías del alimento, la incidencia de caries, riesgo para diabéticos o mejorar la conservación de los alimentos. No obstante, muchas de estas moléculas (como la sucralosa) casi no sufren cambios en su estructura cuando pasan por el intestino debido a su gran estabilidad. Esto hace que sean liberadas al medio ambiente una vez que pasan el tracto intestinal (no hace falta describir las vías para ello, pero todos podemos pensar en el sistema de alcantarillado de una gran ciudad). Finalmente llegan a las plantas de tratamiento de las aguas residuales urbanas, donde en muchas ocasiones no pueden ser eliminados del agua residual (nuevamente debido a su elevada estabilidad). Por tanto muchas de estas moléculas llegan al ecosistema acuático prácticamente sin ser transformadas.Varios estudios han evaluado en laboratorio la toxicidad de estas moléculas y los resultados muestran que son bastante bajas (del orden de miligramos/litro), esto junto a que las concentraciones medidas en los ecosistemas naturales son muy bajas (del orden de microgramos/litro) indican un riesgo muy bajo de toxicidad en el ecosistema natural.

viernes, 20 de junio de 2014

Cuando las hembras dominan y los machos son minoría (o ni siquiera hay): poblaciones de caracoles acuáticos invasores

http://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10201-013-0420-1Las invasiones biológicas son un tema apasionante para la biología. El éxito de algunas especies fuera de su rango nativo de distribución es impresionante. Las causas para ese éxito son muy diversas, desde rápidos crecimientos, ausencia de depredadores o parásitos, una elevada capacidad de reproducción o estrategias asexuales para reproducirse. Sobre esto último se ha publicado recientemente un artículo en la revista Limnology. En dicho artículo se estudia el sex ratio (proporción entre el número de machos y de hembras en una población de organismos) del caracol acuático neozelandés Potamopyrgus antipodarum en poblaciones de Japón. Dicho caracol presenta reproducción sexual en su área nativa (también asexual), es decir machos y hembras (ambos diploides -presentan el doble de cromosomas que los gametos-) copulan y el esperma del macho (haploide) fecunda el óvulo (también haploide) de la hembra generando descendencia con el mismo número de cromosomas que los padres (diploides). En este proceso la miosis para formar los gametos incrementa la variabilidad genética de la población. En este estudio se muestra como la mayoría de las poblaciones exóticas de japón carecen de machos o en una proporción muy baja, y que además la mayoría de los ejemplares son triploides. Aunque cuando hay machos si se produce la cópula con las hembras, el número de cromosomas no permite la reproducción sexual y por tanto la reproducción asexual es la única. Esto puede tener consecuencias a la larga para estas poblaciones, ya que la capacidad para evolucionar es menor en poblaciones asexuales, de tal forma que ante un cambio ambiental su respuesta podría ser una posible extinción por falta de variabilidad genética en la población. Por tanto, lo que a corto plazo puede ser una gran ventaja para invadir (en teoría con un solo individuo que llegue se podría establecer una población), a la larga puede ser perjudicial.  
 

miércoles, 14 de mayo de 2014

Biocontrol genético de peces exóticos invasores

Biological InvasionsEn el último número de la revista Biological Invasions ha aparecido un número especial sobre el empleo del biocontrol genético para la lucha contra las especies de peces exóticos invasores. El biocontrol genético consiste en la liberación intencionada en el ecosistema de organismos modificados genéticamente que han sido diseñados para alterar la reproducción o supervivencia de las especies invasoras.Por medio de esta técnica se puede, por ejemplo, modificar los cromosomas de la especie para favorecer una alteración en el sex ratio (proporción entre machos y hembras) y de este modo dificultar su reproducción. También se pueden incluir genes que alteren el ciclo de vida dificultando por tanto el que puedan finalizarlo. También se pueden combinar las dos técnicas para alcanzar el objetivo deseado. Aunque es algo que a priori puede resultar adecuado para combatir estas especies no deseadas, existe siempre un cierto riesgo al introducir estos organismos en el medio (por ejemplo por posible hibridación con especies nativas), con lo cual es muy necesario evaluar los riesgos potenciales y avalar con estudios científicos este tipo de técnicas.

viernes, 28 de febrero de 2014

Nuevo libro sobre análisis multivariante de datos ecológicos

ImagenHace poco tiempo hacía una entrada de un libro on line de la Fundación BBVA sobre conservación de ecosistemas fluviales. Ahora presento otro libro de la misma entidad (agradecer desde este modesto Blog la labor de esta Fundación por el apoyo a la divulgación de trabajos académicos en ecología) que se centra en análisis multivariante para datos en ecología, y que recoge ampliamente la mayoría de las técnicas aplicadas a datos ecológicos de comunidades, ecosistemas, o en general para aquellos estudios que manejen complejas bases de datos. Con este tipo de análisis podemos manejar desde el punto de vista estadístico multitud de posibles variables influyentes en nuestra pregunta ecológica. Una herramienta fundamental en ecología de comunidades.

viernes, 7 de febrero de 2014

Si eres grande y nadas mucho te comen: Impacto de los salmónidos exóticos en los ecosistemas de agua dulce


http://www.ecotoxicologiayecologia.blogspot.com.es/La introducción de epecies de peces para diferentes fines se ha dado desde antiguo (ya los romanos lo hacían). Esto conlleva el movimiento de especies hacia ecosistemas que no han sufrido un proceso de evolución conjunta con ellas, lo que a priori puede causar graves daños en el funcionamiento de los ecosistemas receptores. Los fines por los que el hombre hace esto son diversos (producción de alimento, ornamentales, pesca deportiva, etc.), en el caso de los salmónidos en muchas ocasiones se ha hecho para fines de producción de alimento en piscifactorías y para pesca deportiva. Hay varios estudios que analizan los impactos en los ecosistemas invadidos, en el caso de la Trucha Arcoiris (Oncorhynchus mykiss) -especie nativa de norteamérica- se ha introducido en muchas partes del mundo, una de ellas ha sido en la Patagonia con fines de pesca deportiva. Los salmónidos suelen ser depredadores visuales, es decir depredan a sus víctimas una vez que las han localizado con la vista, y además lo suelen hacer sobre aquellos invertebrados que derivan (es decir son arrastrados por la corriente o nadan en ella). Un estudio de varios investigadores argentinos ha mostrado los impactos de esta especie sobre la comunidad de macroinvertebrados de los ríos invadidos. El impacto más llamativo es que la comunidad de macroinvertebrados en zonas invadidas por la trucha arcoiris presenta individuos más pequeños y una biomasa menor que en zonas no invadidas. La razón fundamental es que las truchas depredan sobre invertebrados reltivamente grandes (mayores de 3 mm) y que además sean bastante activos (como por ejemplo los anfípodos o algunos plecópteros). Esto puede causar efectos a largo plazo en los ecosistemas fluviales, como puede ser un retardo en la descomposición de la materia orgánica que entra en el río y de la cual se alimentan estos grupos de invertebrados.


domingo, 26 de enero de 2014

¿Cómo pudo llegar a Europa un pequeño caracol que vive a 19000 km de distancia? El caso de Potamopyrgus antipodarum

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1365-294X.2005.02603.x/abstractEsta es una curiosa pregunta, en este caso nos referimos al caracol acuático Potamopyrgus antipodarum. Es una especie nativa de Nueva Zelanda y que se encuentra prácticamente en todos los continentes y tipos de ecosistemas acuáticos. Un grupo de investigadores ha demostrado cuál es el origen de las poblaciones que se encuentran en Europa, para ello ha utilizado una propiedad de este caracol y es su tipo de reproducción. Las poblaciones no nativas (fuera de Nueva Zelanda) son mayoritariamente partenogenéticas, es decir no requieren de un macho y una hembra para reproducirse, una hembra por si sola es capaz de generar caracolillos (no ponen huevos, los llevan en su interior y eclosionan dentro del cuerpo de la madre). Con esto todos los caracoles de una población exótica son iguales, es decir clones, y además solo hace falta que un individuo llegue a un nuevo ecosistema para que potencialmente pueda establecer una nueva población. Por medio de análisis genéticos han comparado varias poblaciones de Nueva Zelanda y Europa, llegando a la conclusión que el origen de estas últimas es neozelandés. Por tanto las poblaciones europeas no proceden de otras poblaciones invadidas (como son Australia o América). La explicación más pausible es que los caracoles se "embarcaron" como "polizones" en las aguas de lastre de buques transoceánicos, de tal manera que al llegar a un puerto europeo y eliminar las aguas de lastre, esta especie pudo invadir los ecosistemas acuáticos de Europa. De esta forma un pequeño animal de pocos milímetros de longitud pudo recorrer medio mundo. Para más información os dejo el enlace al artículo.   

viernes, 10 de enero de 2014

Desarrollo de criterios de calidad ambiental basados en el conocimiento científico

http://www.scienceinthebox.com.de/en_UK/programs/compactdetergents_02_en.htmlRecientemente la revista Environmental Science and Pollution Research ha publicado un número especial sobre el desarrollo de criterios de calidad ambiental para los ecosistemas acuáticos. En este volumen se publican varios trabajos en diferentes ecosistemas y países basados en estudios científicos. Un criterio de calidad ambiental sería un valor de concentración de un contaminante que se puede considerar seguro para el ecosistema, es decir que no causará daños en su riqueza de especies ni en su funcionalidad. En realidad lo que nos da es un riesgo de que un evento dañino ocurra (por ejmeplo a una concentración dada hay una probabilidad del 5% de que el ecosistema sufra un daño). Lógicamente estos valores tienen asociado un grado de incertidumbre, y los estudios científicos lo que tratan es de reducir ese grado de incertidumbre. Uno puede pensar que lo mejor es que no este presente el contaminante en el medio y de esa forma se evita el problema, pero esto supondría un coste económico muy elevado y comprometería seriamente el desarrollo económico. Lo ideal es ser lo más realista posible con estos criterios: ni muy conservador o sobreprotector con el medio ambiente, lo que supondría un elevado coste en depuración y tratamiento de aguas residulaes, ni muy relajado en los criterios, lo que supondría graves daños ecológicos e incluso para la salud humana. Una de las grandes pegas de estos criterios es que muchas veces se derivan de estudios de laboratorio, que carecen de realismo ecológico, lo que puede suponer una cierta merma en la calidad del criterio, ya que solo considera especies aisladas y no considera las interacciones ni los efectos indirectos de los contaminantes. Otro problema añadido en el desarrollo de estos criterios es que en la actualidad se están detectando nuevos compuestos químicos en el medio ambiente (retardantes, compuestos perfluorados, etc.) debido a la mejora en las técnicas analíticas, esto supone un reto a la hora de determinar criterios ambientales para estos compuestos. Otro problema es que cada país (de los desarrollados) genera sus criterios con diferentes metodologías, lo que resulta en valores diferentes para un mismo compuesto. Por tanto hace falta un esfuerzo para intentar unificar estos criterios.