jueves, 17 de julio de 2014

El viaje de los edulcorantes desde la taza de café al ecosistema acuático: nuevos contaminantes emergentes

Los contaminantes emergentes son aquellos que están apareciendo en las últimas décadas en los ecosistemas como consecuencia del uso de nuevas sustancia químicas en nuestra vida diaria. Un ejemplo muy conocido es el de los compuestos farmacéuticos o los cosméticos. Otro caso recientemente estudiado es el de los edulcorantes o endulzantes artificiales. Estos compuestos (como la sucralosa o la sacarina) se utilizan como sustitutos artificiales del azúcar de origen vegetal (remolacha azucarera, caña de azúcar, etc.) con el fin de reducir las calorías del alimento, la incidencia de caries, riesgo para diabéticos o mejorar la conservación de los alimentos. No obstante, muchas de estas moléculas (como la sucralosa) casi no sufren cambios en su estructura cuando pasan por el intestino debido a su gran estabilidad. Esto hace que sean liberadas al medio ambiente una vez que pasan el tracto intestinal (no hace falta describir las vías para ello, pero todos podemos pensar en el sistema de alcantarillado de una gran ciudad). Finalmente llegan a las plantas de tratamiento de las aguas residuales urbanas, donde en muchas ocasiones no pueden ser eliminados del agua residual (nuevamente debido a su elevada estabilidad). Por tanto muchas de estas moléculas llegan al ecosistema acuático prácticamente sin ser transformadas.Varios estudios han evaluado en laboratorio la toxicidad de estas moléculas y los resultados muestran que son bastante bajas (del orden de miligramos/litro), esto junto a que las concentraciones medidas en los ecosistemas naturales son muy bajas (del orden de microgramos/litro) indican un riesgo muy bajo de toxicidad en el ecosistema natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario