viernes, 28 de diciembre de 2012

Sobre la presencia de antiinflamatorios en ecosistemas fluviales

Hace unas semanas apareció en la prensa una noticia llamativa, en varios ríos españoles se había encontrado el principio activo de un antiinflamatorio en los tejidos de varias especies de peces en ríos españoles. El principio activo es el diclofenac que aparece en antiinflamatorios tan comunes como son el Voltarén. La pregunta es obvia ¿cómo ha llegado ese compuesto a los peces?. La respuesta es relativamente sencilla, una parte de los compuestos farmacéuticos que tomamos o que son absorbidos por la piel son excretados (eliminados por la orina, heces o sudor) y/o si es de uso tópico (como el voltarén) parte es eliminada al ducharnos. Por tanto a través de las aguas residuales de nuestras casas llegan a las Estaciones de Depuración de Aguas Residuales (claro, si nuestro municipio tiene). Allí en muchas ocasiones no pueden ser eliminados del agua por los tratamientos normales y terminan entrando en los ecosistemas acuáticos. Una vez en el agua y en función de sus propiedades físico-químicas terminan acumulándose en el sedimento y en los sistemas biológicos (plantas, bacterias, animales, etc.), muchos de ellos tienen afinidad por los lípidos y por eso se acumulan muy bien en tejidos animales. El consumo de estos animales en principio no es peligrosos para el hombre (sus concentraciones son muy bajas), pero a veces esos compuestos alteran los sistemas biológicos de los animales afectando al comportamiento, reproducción, etc. y por tanto tienen unos efectos potenciales en los ecosistemas.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Transporte de caracoles acuáticos por medio de aves: una forma de llegar lejos siendo pequeño

Ya son varias las entradas que he dedicado a la importancia de los métodos de dispersión pasivos y activos utilizados por los caracoles acuáticos para poder ampliar su área de distribución. Esto es algo muy útil para la dinámica de colonización natural de los ecosistemas acuáticos. Por desgracia muchas especies exóticas también pueden utilizar estas vías para propagarse rápidamente por los ecosistemas que invaden. Un reciente estudio de unos autores holandeses ha evaluado como de eficientes son estos mecanismos. Para ello realizaron varios experimentos con el fin de determinar la habilidad de los caracoles para adherirse a las aves y para sobrevivir en pequeñas cantidades de barro pegado a las patas de las aves. Para ello depositaron varias especies de moluscos en una bandeja llena de agua, luego pusieron aves (de la especie Anas platyrhychos) y esperaron un tiempo para después llevar esas aves a atras bandejas en las que no había moluscos. El resultado fue que en el 71% de las pruebas que realizaron los caracoles de tres especies diferentes fueron capaces de ser transportadas por las aves. En el caso de la prueba con barro emplearon una especie de caracol exótico (Potamopyrgus antipodarum) y el 75% de los caracoles pegados con barro a las patas de las aves permanecía en el mismo sitio tras 30 minutos, lo que da idea de la distancia potencial que pueden recorrer en proporción a su pequeño tamaño (unos pocos mm). Si ha esto unimos la elevada tolerancia a la desecación de muchas de estas especies el resultado es claro, las distancias pueden llegar a ser de varios kilómetros, lo que da una idea de lo lejos que pueden llegar organismos tan pequeños. Para más detalle se puede ojear el artículo en la revista donde se ha publicado (Freshwater Science).

jueves, 20 de diciembre de 2012

Revista Ecosistemas: revista científica de ecología y medio ambiente en castellano

La revista Ecosistemas lleva desde el año 2001 como revista de referencia en castellano en el campo de la Ecología y Medio Ambiente. Ahora inicia una nueva etapa con un perfil mucho más científico y un nuevo equipo editorial. Los artículos están disponibles de forma libre en pdf. Cada número se estructura entorno a un tema monográfico (el actual sobre el cambio climático) y otros artículos complementarios. Os dejo el link para la revista.


sábado, 15 de diciembre de 2012

Cambios drásticos en la abundancia de una especie de caracol acuático invasor

Variación poblacional del caracol del cieno de Nueva Zelanda en un río de California
Las especies invasoras se caracterizan por presentar una elevada abundancia poblacional en los ecosistemas que invaden. Esto ocasiona graves problemas en la poblaciones de especies nativas, especialmente en aquellas con unos hábitats y requerimientos ambientales similares. Un reciente estudio que se ha publicado en la revista Biological Invasions muestra las variaciones en el número de individuos de una especie de caracol invasor (el caracol del cieno de Nueva Zelanda Potamopyrgus antipodarum) a lo largo de 10 años desde que invadió un río en California. Los datos indican como se produce un incremento brutal en la abundancia de la especie a los 7 años de la invasión (pasa de unos 500 caracoles por metro cuadrado al principio hasta llegar a unos 100000 caracoles por metro cuadrado). Pero lo más sorprendente es que tras 10 años el número de caracoles ha descendido a unos 1000 caracoles por metro cuadrado (ver figura en escala logarítmica). Los autores también han demostrado que esta especie impacta sobre las comunidades nativas de invertebrados y producen cambios en el ciclo del nitrógeno del río, principalmente por su dieta basada en algas. No obstante, esos impactos se producen con el incremento de población, pero este mismo aumento puede producir el colapso de la población de este caracol por agotamiento de sus recursos alimenticios. El estudio muestra la importancia de tener una visión a largo plazo de las poblaciones de especies exóticas, ya que la visión a corto plazo puede llevarnos a una falsa idea de "un impacto continuo en el ecosistema" de este tipo de especies.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Restauración Ecológica de Ríos en España II: Impacto de las presas

En una entrada anterior hablaba sobre la restauración de ríos en España. Una de las causas de la degradación de los ecosistemas fluviales, y por tanto de su necesidad de restaurar, es la construcción y presencia de presas en muchos tramos fluviales. España es uno de los países que mayor número de grandes presas por habitante tiene del mundo. Estas son presas de más de 10 metros de altura y con una capacidad de agua embalsas superior a 1 hm3, entre otras características. La mayoría de estas presas tienen funciones de riego (30%), producción hidroeléctrica (23%) y abastecimiento (19%). Algunas de ellas son necesarias, pero en algunas ocasiones su utilidad es dudosa y el coste-beneficio también. Cuando una presa ya no es rentable o no se necesita hay que eliminarla para poder restaurar el ecosistema original. No obstante no es una práctica muy habitual en nuestro país. Algunos estudios en otros países han demostrado que el mantenimiento de una presa que ya no es necesaria supone un coste mayor que el de su desmantelamiento, ante esto creo que la opción de su eliminación es la más acertada económicamente y ecológicamente hablando. Países como Francia y EE.UU son pioneros en el desmantelamiento de estas grandes presas. En España un estudio de ADENA muestra como en Guipúzcoa el 32% de los obstáculos fluviales (presas, azudes, minicentrales, etc.) estudiados están en uso. Para incrementar el problema de estas construcciones, muchas de ellas se encuentran en áreas con alguna figura de protección. Según ADENA 157 grandes presas (de 1231 que se han inventariado) se encuentran en espacios fluviales con un gran interés ecológico. Por tanto, si se quiere restaurar un curso fluvial la primera opción es eliminar estos obstáculos, si no hay más remedio que mantener la estructura (siempre que su justificación sea muy clara y basada en datos objetivos, y no en demagogias políticas) hay que minimizar su impacto. Para ello la construcción de escalas funcionales de peces (es decir pasos que realmente sean empleados por un elevado porcentaje de peces adultos de las especies presentes en el río), el mantenimiento de caudales adecuados para la vegetación de ribera y las comunidades de organismos fluviales, y evitar la entrada de especies exóticas en las aguas embalsadas son medidas fundamentales. Estas medidas permiten mantener una cierta calidad ecológica en los tramos fluviales afectados. Para profundizar en el tema pincha sobre el enlace de la foto y podrás descargar el informe de WWF.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Triclosán: un biocida cada vez más extendido en los ecosistemas acuáticos

El Triclosán es un potente agente antimicrobiano de amplia utilización en productos de higiene personal (jabones, cremas, pastas de dientes, desodorantes, geles de ducha, etc.) y en determinados materiales (zapatos, muebles, etc.). En los primeros se utiliza como conservante para evitar su degradación por los microbios, en el segundo caso para evitar el crecimento bacteriano y posibles infecciones (superficies de cocinas) o mal olor (zapatos). Debido a su uso en cremas, pastas de dientes, jabones, etc. éste compuesto termina en las aguas residuales urbanas y al final en las depuradoras de aguas residuales (si existen en el municipio, claro). Debido a que las depuradoras no suelen tener mecanismos para eliminar estos microcontaminantes, el triclosán llega a los ecosistemas acuáticos donde se vierte el agua tratada por las depuradoras. También puede unirse a los lodos de depuradora y de esta forma llegar a los campos de cultivo en donde se aplican como abono. Se producen unas 1500 toneladas de triclosán cada año, de los cuales 450 se aplican en Europa. Un reciente estudio publicado en la revista Environmental Science and Pollution Research ha realizado una evaluación del riesgo de este compuesto para los ecosistemas acuáticos de agua dulce. En el trabajo se revisan los datos para monitorizaciones de campo y se ha visto como este compuesto puede encontrarse en el agua en concentraciones de hasta 2.3 microgramos por litro e incluso se ha encontrado triclosán en sedimentos con una antigüedad de 30 años. Hay estudios que han encontrado triclosán en el plasma humano y en la leche materna. Los organismos más sensibles al triclosán (aparte de los microbios) son las microalgas (algas unicelulares) con inhibiciones del crecimiento a concentraciones de 1.4 microgramos/l. Como se puede ver las concentraciones medidas en campo (hasta 2.3 microgramos por litro) en muchas ocasiones superan a las concentraciones tóxicas en laboratorio, lo que nos advierte del potencial riesgo para el ecosistema. Además para empeorar el problema la vida media de este compuesto va desde unas pocas horas hasta varios años, dependiendo de las condiciones ambientales. Estos autores han mostrado que para el río Elba en el 75% de las muestras de agua analizadas se superó el nivel tóxico para las algas. Debido a esto parece lógico empezar a preocuparse por este compuesto e incluirlo en la monitorización rutinaria de las aguas, especialmente en zonas cercanas a efluentes de depuradoras.

domingo, 28 de octubre de 2012

Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles

En internet podemos encontrar mucha información, ésto es una ventaja pero en ocasiones es tal la cantidad de páginas que es difícil encontrar contenidos de calidad científica. Por fortuna hay webs donde los contenidos son elaborados con meticulosidad y rigor científico, este es el caso de la Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. En ella podemos encontrar los listados de fauna de vertebrados de España, y para muchas de las especies información detallada (en pdf o en la propia página) sobre su biología y ecología. Se encuentra ordenada por grupos de peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Es una herramienta de gran utilidad para profundizar en el conocimiento de la fauna española.

viernes, 19 de octubre de 2012

Restauración Ecológica de Ríos en España I: visión general

La restauración ecológica consiste en la recuperación por parte del hombre de un ecosistema que ha sido degradado por las actividades humanas y que por si solo no podría volver a su estado original. Con ello se recupera la estructura y funcionalidad del mismo, permitiendo su autosostenimiento. Los ríos han sido y son de forma sistemática alterados por el hombre: vertidos, regulación de caudales, introducción de especies exóticas, eliminación de la vegetación de ribera, etc. producen una pérdida de sus valores ecológicos. Recientemente se ha publicado un artículo que hace una magnífica revisión sobre la situación en España de la restauración fluvial. Sus autores (González del Tánago M y colaboradores) repasan los principales proyectos de restauración que se han llevado a cabo en España, la mayoría de ellos centrados en la mejora de la vegetación de ribera, la eliminación de azudes y pequeñas presas, y la instalación de pasos para peces. Sin embargo una de las principales presiones que sufren los ríos españoles, la lateración de los regímenes hidrológicos, no se han tratado con tanto interés en estas restauraciones. La gran presión social para que se mantenga la regulación de caudales (para consumo agrícola principalmente, que supone un 80% de la demanda de agua) hace que este tema no se trate con la atención adecuada por las autoridades. La cifra de 200.000 ha de superficie para regadio que se ha desarrollado en España en el periodo de 1987 a 2000 y la construcción de más de 1000 grandes presas antes de 1990 denotan el poco interés por solucionar un grave problema para nuestros ríos. La regulación de caudales causa graves impactos sobre las comunidades riparias y fluviales, además fomenta el establecimeinto de especies exóticas y los procesos de eutrofización de las aguas. A ello hay que sumar las demandas de agua para actividades de crecimiento urbanístico desproporcionado (campos de golf incluidos) ha aumentado el problema en el sur de España. A todo esto hay que incluir el problema de la estacionalidad del clima mediterráneo, que hace que el caudal de muchos ríos mediterráneos durante el verano provenga en gran parte de los efluentes de las estaciones depuradoras de aguas residuales urbanas e industriales. Esto ocasiona que la calidad del agua durante esos meses sea de paupérrima calidad en muchos ríos de nuestro país. Por tanto, si queremos tener unos ecosistema fluviales con una calidad ecológica aceptable (cosa a la que la legislación europea nos obliga) tendremos que plantearnos que los ríos no son tuberias para llevar agua de un lado a otro, y priorizar lo que es realmente necesario de lo que puede se absolutamente prescindible en el uso del agua. En una futura entrada os hablare del tema de las presas y su influencia en la calidad de los ríos.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Pasos de peces para evitar la fragmentación de los ecosistemas fluviales

La construcción de presas y azudes supone la fragmentación de los ecosistemas fluviales. Esto significa que el libre movimiento de peces (aguas arriba o aguas abajo) se ve interrumpido por estas construcciones. Existen formas de minimizar su impacto, una de las más utilizadas son los pasos para peces, que son basicamente estructuras de ingeniería que conectan las dos partes del río separadas por la presa o azud. Estas estructuras facilitan la migración reproductiva de muchos peces, como pueden ser barbos o salmónidos. Existen diversos tipos de pasos con diferentes eficacias y usos según el tipo de infraestructura, una de ellas es las escalas para peces. No obstante, en muchas ocasiones se construyen sin comprobar su eficacia real. Hay varios estudios que intentan evaluar la eficiencia de dichas estructuras, recientemente se ha reallizado uno en el tramo bajo del río Ebro, en el cual se ha analizado la eficiencia de una escala de peces en el azud de Cherta. Los autores muestrearon las abundancias y biomasas de peces agua abajo del azud, los resultados mostraron un total de 21 especies de peces, de las cuales 12 fueron exóticas. Esto representa la friolera de un 62% de abundancia relativa y un 70% de la biomasa perteneciente a especies exóticas. Por medio de grabaciones de video, pesca eléctrica y trampas se evaluó la eficiencia de la escala para peces. Se detectaron ocho especies en la escala, cinco de ellas nativas (anguila, barbo, gobio, Liza y el blenio) y tres exóticas (el alburno, la carpa, y el rutilo). De ellas la que más utilizó la escala fue la Liza. En general, la mayor frecuencia de uso fue para especies nativas. La eficiencia de uso de estas escalas se encuentra influida por muchos factores, tales como el diseño de las diferentes piscinas que forman la escala, la velocidad del agua dentro de las escalas, la pendiente, la facilidad para encontrarla por parte de los peces, tamaño de los peces, etc. , de tal forma que la eficiencia real suele ser relativamente baja. Existen otras alternativas, más costosas pero más naturales, como es la construcción de canales artificiales naturalizados (bypass) para poder salvar las barreras. Estos son canales adyacentes al río que une la parte inferior y superior de los tramos fluviales separados por la presa o azud.

lunes, 27 de agosto de 2012

La Elevada Tolerancia a la Desecación Ayuda al Éxito en la Dispersión de Especies Acuáticas



Un reciente estudio publicado en la revista NEOBIOTA muestra la elevada tolerancia a la ausencia de agua en una especie de caracol acuático invasor. Este caracol acuático nativo de Nueva Zelanda puede tolerar varias horas en ausencia total de agua. Dicha propiedad puede ayudar a su dispersión por diferentes mecanismos en los cuales no participa el agua, como pueden ser anclados a aparejos de pesca o embarcaciones pequeñas de recreo que se mueven de un ecosistema a otro. Otra forma de dispersión podría ser anclados a las plumas o a las patas de aves acuáticas. Para más información os dejo el artículo.

viernes, 13 de julio de 2012

Dispersión de caracoles exóticos en ríos

Una vez que una especie exótica llega a un ecosistema fluvial y es capaz de sobrevivir y reproducirse, ésta tiene que poder desplazarse hacia otros tramos fluviales dentre del propio río. El caracol acuático de Nueva Zelanda (Potamopyrgus antipodarum) es una especie que ha invadido muchos ecosistemas diferentes a lo largo del mundo. En el caso de los ríos poco se sabe sobre su posible movilidad, ya sea pasiva (a través de arrastre de la corriente, unidos a plantas acuáticas, desplazados por aves y peces, etc.) o de forma activa. Esta última vía se refiere a la capacidad de moverse por si misma a lo largo de un río. Un estudio de dos científicos americanos (Adam Sepulveda y Laurie Marczak) ha comprobado como este pequeño caracol (de unos 3.5 mm de longitud de concha) es capaz de moverse de forma activa aguas arriba en un río cercano al parque de Yellowstone. Para ello emplearon unos canales artificiales que situaron en el interior del río y dentro de él calcularon la velocidad, distancia y orientación de estos animales. Los datos muestran como son capaces de alcanzar la nada desdeñable velocidad de 3 metros por hora aguas arriba del punto donde se les dejó. No obstante, cuando las velocidades de la corriente fueron altas estos animales no fueron capaces de mantener su posición y derivaron aguas abajo. Estos resultados son un primer paso para entender la distribución de estos caracoles una vez que la invasión del nuevo ecosistema ha comenzado. El artículo se puede ver con más detalle en el siguiente link.

viernes, 22 de junio de 2012

Sobre el realismo de los estudios de laboratorio/About realism in laboratory experiments

Los estudios de laboratorio en ecotoxicología tratan de evaluar de forma controlada el efecto directo de un tóxico sobre alguna variable de un organismo vivo (sistema biológico). Dicha variable (supervivencia, crecimiento, reproducción, comportamiento, etc.) se puede ver afectada por la acción tóxica de la sustancia química. Por tanto estos estudios son una simplificación máxima de la realidad, y su realismo (es decir lo parecido de la situación a la realidad de un ecosistema) es prácticamente nulo. Esto puede ocasionar que las conclusiones obtenidas sean difícilmente extrapolables a situaciones de escenarios naturales. Un reciente estudio de ecotoxicólogos alemanas (Rita Böttger y colaboradores) han evaluado como influyen diferentes aspectos ambientales (edad de los organismos, agua utilizada en los estudios, alimentación de los invertebrados) en la supervivencia de un anfípodo de agua dulce (Gammarus roeseli). Los resultados han mostrado que en general son más sensibles los juveniles y los animales procedentes de poblaciones recolectadas en primavera, mostrando la mayor sensibilidad al insecticida imidacloprid. En general el estado nutricional es peor en primavera para estos animales que se alimentan de hojas caidas en otoño, y los juveniles suelen tener mayores tasas metabólicas y mayor ventilación en la branquias lo que hace que la obsorción de tóxico sea más elevada. Este estudio indica la importancia de una buena descripción de las propiedades y características utilizadas en los estudios de laboratorio, esto ayudaría a una mejor extrapolación de los resultados en situaciones más reales. Para más detalle se puede concultar el estudio aquí.

miércoles, 6 de junio de 2012

ID-TAX: claves taxonómicas para la identificación de organismos acuáticos

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha publicado recientemente en su Web las claves taxonómicas (ID-TAX) para la identificación de los organismos acuáticos (peces, invertebrados, macrófitos, diatomeas y fitoplancton) que se consideran indicadores biológicos. Es decir son organismos que nos ayudan a determinar el estado ecológico de una masa de agua. Las claves, que son dicotómicas, están ilustradas con fotos y un completo glosario de términos que nos ayudan en la identificación. Es una herramienta muy útil en el monitoreo de las aguas epicontinentales. Existe una aplicación de escritorio muy similar a la existente en la Web. Además podemos localizar geográficamente los taxones en el visor ID-TAX. Desde luego que es una herramienta de mucha utilidad en el seguimeinto ecológico de nuestros ecosistemas acuáticos.

viernes, 25 de mayo de 2012

Un caracol exótico de Nueva Zelanda altera las comunidades de diatomeas fluviales/An New Zealand exotic snail alters the fluvial diatom communities


Las diatomeas son un importante componente de los ecosistemas acuáticos. Estas algas unicelulares pueden vivir de forma aislada o formar colonias, y una particularidad morfológica es que poseen una pared celular de sílice denominada frústula. Un reciente estudio, publicado por un grupo de científicos de la Universidad de Wyoming, ha mostrado que un pequeño caracol acuático invasor es capaz de alterar una comunidad natural de diatomeas en mayor medida que los invertebrados nativos que se alimentan de ellas. Estos caracoles "raspan" las superficie de las piedras en donde viven las diatomeas, de tal forma "que pastan" sobre ellas. El principal efecto que causa este molusco, nativo de Nueva Zelanda, se relaciona con su mayor eficiencia a la hora de "pastar" sobre el manto de diatomeas que crecen en las superficies sumergidas. En general causa una reducción en la biomasa de algas y en particular en la abundancia de algunos géneros de diatomeas. En parte esta elevada eficacia le puede permitir una ventaja competitiva respecto a otros caracoles nativos.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Tolerancia a la temperatura y la salinidad de moluscos nativos e invasores/Tolerance of native and non-native molluscs to water temperature and salinity


El cambio climático afecta a muchas variables bióticas y abióticas de los ecosistemas acuáticos. En el caso de las variables abióticas, la temperatura del agua y la salinidad pueden incrementar como consecuencia del cambio climático. Estas a su vez influyen en la distribución de muchos invertebrados, incluidos los moluscos de agua dulce. Además, aquellas especies que potencialmente tienen una mayor tolerancia pueden presentar una ventaja adaptativa frente a aquellas especies con menor tolerancia. Un reciente estudio trata de analizar la tolerancia de estos factores en especies nativas y no nativas de moluscos del río Rin. Los autores han encontrado que los moluscos exóticos presentan una mayor tolerancia a las elevadas temperaturas del agua frente a las especies nativas, mientras que la tolerancia a la salinidad es similar entre ambos grupos. Además, el análisis de los datos de temperatura y salinidad desde los años 60 en el río Rin muestran un aumento de la fracción de especies nativas que podrían verse afectadas por el aumento de estos factores abióticos. Este estudio demuestra la importancia y el impacto que tiene el cambio climático sobre los ecosistemas acuáticos epicontinentales.

jueves, 19 de abril de 2012

¿Son capaces los caracoles acuáticos de eludir las zonas contaminadas?/Are the snails capable of avoiding pollution areas?

La respuesta a esta interesante pregunta ha sido respondida en varios estudios con diferentes especies de caracoles (y otros invertebrados acuáticos como los anfípodos), y el resultado es que si. Muchos invertebrados son capaces de detectar por medio de señales químicas la presencia de los contaminantes y escapar hacia zonas sin contaminar. Incluso algunos autores han demostrado que son sensibles a gradientes de contaminación. En este último punto destacar un trabajo recientemente publicado en la revista Ecotoxicology que demuestra como una especie de caracol de estuario (Hydrobia ulvae) es capaz de diferenciar gradientes de sedimentos contaminados. Este es un mecanismo muy importante desde el punto de vista ecotoxicológico ya que puede causar el movimiento de poblaciones hacia zonas no contaminadas, lo que podría producir cambios en las relaciones de competencia en zonas no contaminadas. El trabajo se puede ver con más detalle en el siguiente link.

martes, 24 de enero de 2012

El invasor depredado

Uno de los mecanismos de éxito de muchas especies invasoras es la ausencia de depredadores en el ecosistema invadido, y en el caso de tenerlos la falta de eficiencia en su captura o en poder ser digeridos por los depredadores. Hasta ahora los estudios hechos sobre algunas especies de caracoles acuáticos invasores habían mostrado una baja capacidad para digerir la concha de estos animales por parte de los peces (un ejemplo claro es el caracol de Nueva Zelanda Potamopyrgus antipodarum y las truchas) (Vinson and Baker 2008). Esto permite que muchos individuos depredados por las truchas sean eliminados vivos, lo que permite a este caracol utilizar a la trucha como agente de dispersión hacia nuevos tramos fluviales. Recientemente se ha realizado un estudio en California sobre la dieta de una especie autóctona de pez (Eucyclogobius newberryi), en este estudio se ha visto que el contenido de P. antipodarum en su dieta se relaciona positivamente con las abundancia de este caracol en el ecosistema y que además es capaz de digerir completamente a dicho invertebrado (Hellmair et al. 2011). ¿Significará esto que algunas especies autóctonas podrían frenar a estos invertebrados exóticos?


Referencias citadas:

Vinson MR, Baker MA (2008) Poor growth of rainbow trout fed New Zealand mud snails Potamopyrgus antipodarum. North Am J Fish Manage 28: 701-709

Hellmair M, Goldsmith G, Kinziger AP (2011) Preying on invasives: the exotic New Zealand mudsnail in the diet of the endangered tidewater goby. Biological Invasions 13: 2197-2201


miércoles, 11 de enero de 2012

Primera entrada del 2012

Dedico la primera entrada del año a 2012 a todos los seguidores del Bolog, gracias desde aquí por vuestro interés en los temas de la Ecotoxicología y la Ecología Acuática. Os dejo el número de visitas que ha tenido el blog hasta la fecha de los 10 primeros paises.