viernes, 28 de diciembre de 2012

Sobre la presencia de antiinflamatorios en ecosistemas fluviales

Hace unas semanas apareció en la prensa una noticia llamativa, en varios ríos españoles se había encontrado el principio activo de un antiinflamatorio en los tejidos de varias especies de peces en ríos españoles. El principio activo es el diclofenac que aparece en antiinflamatorios tan comunes como son el Voltarén. La pregunta es obvia ¿cómo ha llegado ese compuesto a los peces?. La respuesta es relativamente sencilla, una parte de los compuestos farmacéuticos que tomamos o que son absorbidos por la piel son excretados (eliminados por la orina, heces o sudor) y/o si es de uso tópico (como el voltarén) parte es eliminada al ducharnos. Por tanto a través de las aguas residuales de nuestras casas llegan a las Estaciones de Depuración de Aguas Residuales (claro, si nuestro municipio tiene). Allí en muchas ocasiones no pueden ser eliminados del agua por los tratamientos normales y terminan entrando en los ecosistemas acuáticos. Una vez en el agua y en función de sus propiedades físico-químicas terminan acumulándose en el sedimento y en los sistemas biológicos (plantas, bacterias, animales, etc.), muchos de ellos tienen afinidad por los lípidos y por eso se acumulan muy bien en tejidos animales. El consumo de estos animales en principio no es peligrosos para el hombre (sus concentraciones son muy bajas), pero a veces esos compuestos alteran los sistemas biológicos de los animales afectando al comportamiento, reproducción, etc. y por tanto tienen unos efectos potenciales en los ecosistemas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario