viernes, 11 de octubre de 2013

Nuevo libro sobre conservación de ecosistemas fluviales

La Fundación BBVA ha publicado un nuevo libro on line sobre conservación de ecosistemas fluviales. Los editores son Sergi Sabater y Arturo Elosegi y cada capítulo ha sido escrito por autores de gran prestigio internacional en la conservación de ecosistemas. El libro se titula River Conservation: Challenges and Opportunities, y se puede leer libremente en la red. Los capítulos tratan temas muy diversos, que van desde la contaminación hasta la conectividad entre el bosque de ribera y el ecosistema fluvial. Según los vaya leyendo los iré comentando en el blog.

River Conservation

miércoles, 24 de julio de 2013

Modelos predictivos para evaluar la calidad ecológica de los ecosistemas acuáticos

El título de la entrada se refiere a modelos matemáticos -basados en condiciones de referencia (es decir ecosistemas naturales no contaminados o muy poco perturbados por la acción humana)- que nos ayudan a evaluar si otro ecosistema puede estar afectado por la acción humana. Para ello lo que hacen estos modelos es estimar como de diferente es el ecosistema comparado respecto a las condiciones de referencia, y en función de esto determinar el grado de perturbación que el ecosistema sufre. Aunque a priori el planteamiento es sencillo, estos modelos presentan una complejidad matemática alta y una elevada carga de trabajo a la hora de indicar las características de los ecosistemas no perturbados (taxones presentes, sus abundancias, propiedades físico-químicas del agua, etc.). La gran utilidad de los mismos es poder evaluar de forma más objetiva si los cambios que vemos en un ecosistema son debidos a su dinámica natural (la cual se refleja en el modelo por los diferentes datos aportados de diferentes sitios y para diferentes épocas del año) o a una perturbación causada por el hombre. Existen gran cantidad de modelos, el módelo inicial a partir del cual se han ido desarrollando el resto es el RIVPACS (River InVertebrate Prediction And Classification System), pero hay otros muchos (The AUStralian RIVer Assessment Scheme-AUSRIVAS, The Assessment by Nearest Neighbour Analysis-ANNA-Type Models, etc.). Otra de las ventajas es que se pueden desarrollar modelos para condiciones particulares de ciertas regiones o cuencas, con lo que la evaluación a escala regional se hace mucho más precisa. Os dejo un link con una revisión sobre estos temas.

viernes, 28 de junio de 2013

La degradación de los ecosistemas fluviales incrementa el riesgo de invasiones biológicas

Se ha realizado muchos estudios ecológicos demostrando que la degradación del hábitat por la acción humana (contaminación, eutrofización de aguas, regulación de caudales, etc.) favorece la colonización y asentamiento de especies exóticas invasoras. Recientemente un grupo de investigadores alemanes han realizado un completo estudio que demuestra lo anterior, pero en esta ocasión para diferentes grupos taxonómicos dentro de los invertebrados de agua dulce. Para ello analizaron la fauna invertebrada de numerosos tramos fluviales de ríos alemanas, y caracterizaron las propiedades físico-químicas del agua (muchas de ellas nos ayudan a indicar si el sitio se encuentra contaminado o no) y la calidad del hábitat (morfología, estado de conservación del bosque de ribera, etc.). Después dividieron los tramos en aquellos con presencia de especies exóticas (como puede ser Dikerogammarus villosus, conocida como la "gamba asesina") y lo relacionaron con su estado de conservación (impactado y no impactado por las actividades humanas). Los resultados fueron bastante evidentes; los tramos con mayores temperaturas máximas del agua, y mayores concentraciones de cloruros, materia orgánica y degradación morfológica (lo que indica degradación del bosque de ribera, contaminación, regulación de cauces, etc) son los sitios que presentaron mayor frecuencia de especies exóticas invasoras, mientras que las zonas mejor conservadas de los ríos casi no presentaron esas especies. La razón para ello se puede deber a que estas especies invasoras suelen ser más tolerantes que las nativas a amplios rangos de factores ambientales (como la temperatura del agua, la presencia de contaminantes, un incremento de la salinidad del agua, etc.), y además suelen presentar una mayor capacidad reproductiva. Por tanto, parece claro que una buena gestión fluvial debería tender a restaurar los tramos degradados de los ríos, con el objetivo de mejorar la calidad ecológica a través de una reducción de las posibilidades de éxito para especies no nativas.Os dejo un enlace a una curiosa iniciativa (Twitter en la imagen) para luchar en este caso contra la "gamba asesina" por parte de la Administración de Gran Bretaña.


martes, 28 de mayo de 2013

Cuando la especie exótica trae además una enfermedad: el caso de la quitridiomicosis

En este Blog ya se ha hablado con anterioridad de que en ocasiones las especies exóticas portan alguna enfermedad para la que ellas son inmunes (o con efectos muy leves) pero que para las especies nativas supone una grave enfermedad (muchas veces mortal). Uno de los casos más conocidos es el de la afanomicosis (enfermedad causada por un hongo) transmitida por el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii) a las poblaciones de cangrejo autóctono (Austropotamobius pallipes). Recientemente se ha estudiado algo parecido pero en relación con los anfibios. Se trata del caso del patógeno Batrachochytrium dendrobatis (un hongo) causante de la quitridiomicosis cutánea de los anfibios. Dicha enfermedad ha causado la extinción y/o reducción de las poblaciones a nivel mundial de unas 200 especies de ranas. Una especie portadora de esta enfermedad es la rana de uñas africana (Xenopus laevis) la cual es asintomática de la enfermedad pero que puede transmitirla a otras ranas. Dicha especie fue ampliamente utilizada a escala global como indicadora de embarazo en las mujeres (la famosa "prueba de la rana"), que consistía en inyectar orina de la mujer en la rana y si se producia ovulación en el animal la mujer estaba embarazada (la orina de la mujer embarazada contiene una hormona que estimula la ovulación). La prueba fue ampliamente utilizada en la década de los 60-70 y está especie fue distribuida por muchos hospitales del mundo. Además, exiten varios test de toxicidad en los que se emplean los renacuajos de esta rana lo que también ha contribuido a su dispersión. Lógicamente tarde o temprano terminan escapando de los laboratorios y naturalizando o incluso llegando a ser especies exóticas invasoras. En el caso de esta especie se ha visto como poblaciones exóticas de California son portadoras de la enfermedad, pero además poblaciones nativas de África previas a su dispersión mundial también eran portadoras, lo que demuestra que la especie fue con gran probabilidad la causante de la dispersión de la enfermedad entre los anfibios. Con estos ejemplos se muestra que los efectos de las especies exóticas pueden ser mucho más complejos de lo que a priori se pueda pensar.

lunes, 29 de abril de 2013

¿Cómo detectan los caracoles acuáticos a sus depredadores?

Interesante pregunta ¿verdad?. La respuesta es relativamente sencilla, básicamente los "huelen", con ello quiero decir que los moluscos acuáticos pueden detectar señales químicas en el agua (generadas por los depredadores o por sus congéneres) avisando del peligro cercano que supone la presencia de un depredador (por ejemplo un pez). A este mecanismo se le denomina quimiorecepción, y permite reducir la tasa de depredación ya que muchas especies de caracoles al detectar el peligro se ocultan, por ejemplo debajo de piedras. No obstante, se ha demostrado como este mecanismo natural se puede ver alterado por factores ambientales, como las alteraciones del pH o la presencia de compuesto tóxicos en el medio acuático. Por ejemplo, se ha visto como subidas del pH del agua inhiben la capacidad de huida de sus depredadores de dos especies de caracoles (Physa acuta y Helisoma trivolvis). Estudios recientes han demostrado como los metales pesados o varios plaguicidas inhiben la transferencia de información química a los animales, lo que puede tener graves consecuencias en las interacciones tróficas dentro de un ecosistema acuático.

lunes, 18 de marzo de 2013

Efectos indirectos de los contaminantes en los ecosistemas acuáticos

Muchas veces al hablar de los efectos de los tóxicos sobre los ecosistemas nos centramos fundamentalmente en los llamados efectos directos. Éstos son los que producen un daño en los organismos directamente, es decir el tóxicos entra en el organismo y altera alguna función fisiológica causando la muerte, impidiendo la correcta alimentación, alterando el comportamiento, etc. No obstante, existen otros efectos de los tóxicos denominados indirectos, estos son aquellos que causan los tóxicos a través de la alteración de las relaciones tróficas entre los organismos o de las relaciones de competencia. Normalmente los efectos directos reducen la abundancia de una especie, pero lo efectos indirectos pueden incrementar las poblaciones de algunas especies. Por ejemplo, un efecto que se ha observado ha sido la reducción de la depredación de cladóceros (invertebrados del placton) por parte de Hydra (Cnidaria) debido a que algunos contaminantes reducen la cantidad de tiempo que los cladóceros nadan, lo que reduce las posibilidades de captura por parte de Hydra (animal que viven anclado al sustrato). Hay otros muchos ejemplos de efectos indirectos causados por los tóxicos, en muchos sitios contaminados por hidrocarburos se ha visto un incremento de algas debido a la reducción drástica de los invertebrados que se alimentan de ellas. Los ejemplos anteriores son reflejo de la gran complejidad a la hora de evaluar los efectos reales de los contaminantes en los ecosistemas, y como toda simplificación a la hora de abarcar estos temas puede llevarnos a infravalorar los efectos reales en la naturaleza.

jueves, 21 de febrero de 2013

El coste económico de la invasión por el mejillón cebra

Se ha publicado recientemente en la revista Limnetica (Asociación Ibérica de Limnología) un estudio que cuantifica el coste económico de la invasión por el mejillón cebra (Dreissena polymorpha) en la cuenca del Ebro. Este bivalvo es uno de los invertebrados invasores más dañinos para los ecosistemas acuáticos, tanto desde el punto de vista ecológico como económico. Su rápida reproducción a través de una fase microscópica larvaria hace que sea difícil de detectar, y una vez que llega a un ecosistema sea difícil de erradicar. Los autores del trabajo, por medio de encuestas a los afectados, recogieron los gastos derivados de la limpieza de conducciones de riego, depósitos, sistemas de refrigeración, etc. a lo largo de la cuenca del río Ebro. El resultado es que para el periodo desde 2005 a 2009 los gastos totales han alcanzado la nada despreciable cifra de unos 12 millones de euros. Siendo la Administración, el sector energético y los regantes los que más dinero gastarón. Es curioso que las previsiones de coste estimadas en su día han sido casi multiplicadas por 150 en la realidad. En el caso de EE.UU, dónde el mejillón cebra lleva más años "actuando", durante el periodo 1993-1999 el coste provocado por este invasor fue de 5000 millones de dólares, en ese país la invasión por este bivalvo ha sido muy rápida y los costes no han dejado de subir. Ahora es el momento de evitar más infestaciones en nuevos ecosistemas, y lo que es fundamental evitar el salto de la especie a otras cuencas hidrográficas.

martes, 12 de febrero de 2013

Repoblación de salmónidos en ecosistemas acuáticos

La repoblación de los ecosistemas acuáticos con salmónidos es una forma de incrementar las poblaciones de estos peces, lo cual tiene una serie de ventajas e inconvenientes. Entre las ventajas se encuentran el incremento de la pesca deportiva en la zona (y los consiguientes beneficios económicos) y el refuerzo para poblaciones que pueden encontrarse diezmadas. Pero también tiene una serie de desventajas, tales como el fracaso de la repoblación (muerte o depredación de los ejemplares), impactar a poblaciones de otros peces nativos, o endogamia en las poblaciones y pérdida de calidad genética. Por tanto esta medida debe ser aplicada con precaución y estudiando caso por caso. Además, es fundamental tener en cuenta cuál es el objetivo de la repoblación, que básicamente puede ser dos: 1) restaurar una población dañada o diezmada (enfermedad, sobrepesca, etc.) para intentar que se automantenga en el tiempo o 2) incrementar la población por encima de los niveles máximos naturales (es decir la capacidad de carga del ecosistema) para poder a continuación incrementar la presión de pesca en esa zona. La primera tiene un objetivo claramente conservacionista mientras que el segundo es más productivista. La mayoría de los gestores intentan que las poblaciones de salmónidos lleguen a la capacidad de carga, es decir a la máxima abundancia posible de peces que el ecosistema puede soportar. Esto es algo difícil de calcular ya que cambia con el caudal, disponibilidad de alimento, calidad del agua, etc. Un método sencillo es tener en cuenta el terreno que cada juvenil necesita (son animales territoriales), de tal forma que sabiendo el territorio disponible se puede estimar la carga máxima. Hay otros métodos más complejos que tienen en cuenta las clases de edad, propiedades físicas del hábitat, etc. En general se han utilizado densidades de 1 a 20 huevos fertilizados y/o alevines por metro cuadrado, pero las cifras cambian mucho dependiendo del ecosistema.
Lógicamente todo esto tiene un coste económico que hay que evaluar muy bien, ya que producir por ejemplo 4 millones de huevos fertilizados-alevines puede costar alrededor de unos 30000 euros. Además los ejemplares introducidos suelen tener elevadas tasas de mortalidad principalmente a causa de la depredación por aves y otros peces, por dificultades para adaptarse a la nueva dieta y por cambios en el comportamiento. Por ejemplo el % de individuos de dos años procedente de huevos fertilizados en cautividad introducidos en la naturaleza puede ser muy bajo (3%) y bastante menor si se utilizan ejemplares juveniles. Algunos estudios indican que la ratio beneficio/coste es de unos 25:1 para las repoblaciones con salmónidos, lo cual es una buena cifra siempre y cuando se gestione con cabeza. Todo lo anterior no sirve de nada si las causas de la degradación de las poblaciones de salmónidos (sobrepesca, contaminación, degradación y pérdida de hábitats, etc) siguen actuando.

domingo, 13 de enero de 2013

Impacto de los compuestos químicos sobre los anfibios

Los anfibios son uno de los grupos animales más amenazados. Son muchas las causas que actuán sobre ellos para hacer que aproximadamente el 40% de las especies de anfibios se encuentren amenazadas, entre ellas la destrucción de hábitats, la introducción de especies exóticas o la contaminación. Ésta última ha sido estudiada en numerosas ocasiones con diferentes compuestos químicos y especies, mostrando resultados muy diferentes. Un reciente estudio publicado en la revista "Ecology and Evolution" ha intentado dar una respuesta a la influencia global que tienen los compuestos químicos sobre los anfibios. Para ello han analizado gran parte de los estudios publicados hasta la fecha referentes a los impactos toxicológicos de los compuestos químicos en este grupo por medio de una aproximación estadística denominada meta-análisis. Se trata básicamente de medir el efecto (positivo o negativo) de cada estudio individual para sacar una conclusión general. El resultado obtenido por los autores es que los compuestos químicos (fertilizantes, metales pesados, plaguicidas, etc.) causan una disminución moderada de la supervivencia (mortalidad directa) pero causan un aumento de un 535% en las producción de malformaciones, lo que indica el considerable impacto en este grupo de los compuestos químicos. Este estudio contribuye a confirmar como la actividad humana contribuye a la destrucción de un grupo animal.