lunes, 18 de marzo de 2013

Efectos indirectos de los contaminantes en los ecosistemas acuáticos

Muchas veces al hablar de los efectos de los tóxicos sobre los ecosistemas nos centramos fundamentalmente en los llamados efectos directos. Éstos son los que producen un daño en los organismos directamente, es decir el tóxicos entra en el organismo y altera alguna función fisiológica causando la muerte, impidiendo la correcta alimentación, alterando el comportamiento, etc. No obstante, existen otros efectos de los tóxicos denominados indirectos, estos son aquellos que causan los tóxicos a través de la alteración de las relaciones tróficas entre los organismos o de las relaciones de competencia. Normalmente los efectos directos reducen la abundancia de una especie, pero lo efectos indirectos pueden incrementar las poblaciones de algunas especies. Por ejemplo, un efecto que se ha observado ha sido la reducción de la depredación de cladóceros (invertebrados del placton) por parte de Hydra (Cnidaria) debido a que algunos contaminantes reducen la cantidad de tiempo que los cladóceros nadan, lo que reduce las posibilidades de captura por parte de Hydra (animal que viven anclado al sustrato). Hay otros muchos ejemplos de efectos indirectos causados por los tóxicos, en muchos sitios contaminados por hidrocarburos se ha visto un incremento de algas debido a la reducción drástica de los invertebrados que se alimentan de ellas. Los ejemplos anteriores son reflejo de la gran complejidad a la hora de evaluar los efectos reales de los contaminantes en los ecosistemas, y como toda simplificación a la hora de abarcar estos temas puede llevarnos a infravalorar los efectos reales en la naturaleza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario