martes, 28 de mayo de 2013

Cuando la especie exótica trae además una enfermedad: el caso de la quitridiomicosis

En este Blog ya se ha hablado con anterioridad de que en ocasiones las especies exóticas portan alguna enfermedad para la que ellas son inmunes (o con efectos muy leves) pero que para las especies nativas supone una grave enfermedad (muchas veces mortal). Uno de los casos más conocidos es el de la afanomicosis (enfermedad causada por un hongo) transmitida por el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii) a las poblaciones de cangrejo autóctono (Austropotamobius pallipes). Recientemente se ha estudiado algo parecido pero en relación con los anfibios. Se trata del caso del patógeno Batrachochytrium dendrobatis (un hongo) causante de la quitridiomicosis cutánea de los anfibios. Dicha enfermedad ha causado la extinción y/o reducción de las poblaciones a nivel mundial de unas 200 especies de ranas. Una especie portadora de esta enfermedad es la rana de uñas africana (Xenopus laevis) la cual es asintomática de la enfermedad pero que puede transmitirla a otras ranas. Dicha especie fue ampliamente utilizada a escala global como indicadora de embarazo en las mujeres (la famosa "prueba de la rana"), que consistía en inyectar orina de la mujer en la rana y si se producia ovulación en el animal la mujer estaba embarazada (la orina de la mujer embarazada contiene una hormona que estimula la ovulación). La prueba fue ampliamente utilizada en la década de los 60-70 y está especie fue distribuida por muchos hospitales del mundo. Además, exiten varios test de toxicidad en los que se emplean los renacuajos de esta rana lo que también ha contribuido a su dispersión. Lógicamente tarde o temprano terminan escapando de los laboratorios y naturalizando o incluso llegando a ser especies exóticas invasoras. En el caso de esta especie se ha visto como poblaciones exóticas de California son portadoras de la enfermedad, pero además poblaciones nativas de África previas a su dispersión mundial también eran portadoras, lo que demuestra que la especie fue con gran probabilidad la causante de la dispersión de la enfermedad entre los anfibios. Con estos ejemplos se muestra que los efectos de las especies exóticas pueden ser mucho más complejos de lo que a priori se pueda pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario