viernes, 13 de julio de 2012

Dispersión de caracoles exóticos en ríos

Una vez que una especie exótica llega a un ecosistema fluvial y es capaz de sobrevivir y reproducirse, ésta tiene que poder desplazarse hacia otros tramos fluviales dentre del propio río. El caracol acuático de Nueva Zelanda (Potamopyrgus antipodarum) es una especie que ha invadido muchos ecosistemas diferentes a lo largo del mundo. En el caso de los ríos poco se sabe sobre su posible movilidad, ya sea pasiva (a través de arrastre de la corriente, unidos a plantas acuáticas, desplazados por aves y peces, etc.) o de forma activa. Esta última vía se refiere a la capacidad de moverse por si misma a lo largo de un río. Un estudio de dos científicos americanos (Adam Sepulveda y Laurie Marczak) ha comprobado como este pequeño caracol (de unos 3.5 mm de longitud de concha) es capaz de moverse de forma activa aguas arriba en un río cercano al parque de Yellowstone. Para ello emplearon unos canales artificiales que situaron en el interior del río y dentro de él calcularon la velocidad, distancia y orientación de estos animales. Los datos muestran como son capaces de alcanzar la nada desdeñable velocidad de 3 metros por hora aguas arriba del punto donde se les dejó. No obstante, cuando las velocidades de la corriente fueron altas estos animales no fueron capaces de mantener su posición y derivaron aguas abajo. Estos resultados son un primer paso para entender la distribución de estos caracoles una vez que la invasión del nuevo ecosistema ha comenzado. El artículo se puede ver con más detalle en el siguiente link.

No hay comentarios:

Publicar un comentario