jueves, 1 de febrero de 2018

Las especies exóticas no son un grupo al azar de especies


Resultado de imagenExisten numerosas especies invasoras de invertebrados en los ecosistemas acuáticos. Entre ellas encontramos algunas especies invasoras muy conocidas como son el mejillón cebra o la almeja asiática. Estas especies invasoras suelen presentar rasgos que las hacen propicias para convertirse en exóticas, por ejemplo una gran capacidad para reproducirse, ciclos de vida cortos, gran tolerancia a factores ambientales, etc. En un trabajo de hace algunos años se analizaron, a nivel de Norte América y Europa, las especies invasoras de invertebrados acuáticos presentes en las invasoras de cada continente y se compararon con la composición nativa de las comunidades de invertebrados. El resultado del trabajo mostró que las especies invasoras de invertebrados están sobrerepresentadas en los grupos de moluscos y crustáceos respecto a las nativas, en las cuales dominan los insectos. Además, todas las especies invasoras eran relativamente tolerantes a la contaminación orgánica, aspecto que no se producía en todas las nativas. Esto se puede explicar por varios motivos, por una lado existe una gran diversidad de insectos en los ecosistemas acuáticos lo que puede hacer más difícil que otra especie de insecto encuentre algún nicho libre. Otra posibilidad es que los insectos acuáticos en muchas ocasiones requieren de una fase adulta y aérea para reproducirse, lo que dificulta el establecimiento de una nueva especie invasora (debe superar las dificultades en un ambiente acuático y en otro terrestre). Otra posibilidad es que el transporte a largas distancias de insectos acuáticos sea más difícil que la de grupos estrictamente acuáticos (como los moluscos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario